28 marzo 2007

Cuentacuentos 29: Una enorme sonrisa asomó a sus labios

Una enorme sonrisa asomó a sus labios cuando un travieso rayo de sol le hizo cosquillas en la cara y ya no pudo seguir fingiendo que dormía.
Se sentía maravillosamente, había soñado que su gato le hablaba y le contaba las absurdas aventuras que vivía con los otros felinos del barrio cuando sus dueños no miraban.

Saltó de la cama y se desperezó cuan larga era y como una niña cruzó patinando el pasillo hasta colarse en la cocina. Aquellos calcetines nuevos eran una maravilla para resbalar por el pulido suelo.

Tarareando una tonta melodía abrió la ventana de la cocina, y al hacerlo la asaltó un penetrante aroma a tostadas y café, mmmmm, no bebía café, pero el olor era simplemente delicioso.

Calentó al microondas la leche en su taza favorita, y una vez caliente la endulzó con el cacao en polvo que tanto le gustaba.
Empezó a beberlo apoyada en la repisa, y entonces sintió un cosquilleo en las piernas, allí estaba Simón, el gato, agasajándola con una ración de mimos mañaneros. Luego se sentó a sus pies y la contempló con sus enormes ojos verdes ladeando la cabeza.
¿Veía un destello humorístico en sus alargadas pupilas? mmmmmm tendría que tenerlo más vigilado, quien sabe en qué clase de enredos se metería ese pillastre.

Despues de ducharse abrió la ventana, y recibió otro regalo inesperado, las plantas que tenía en la ventana habían empezado a florecer, pequeñas corolas amarillas que pronto llenarían todo el alféizar.

Rebuscando en su armario para decidir qué se pondría, encontró despues de meses desaparecida, la falda verde que tanto le gustaba. Decidió ponersela y estrenar de paso los nuevos pendientes que se había hecho para una ocasión especial.

Sin duda, aquel día era un día especial, con su mejor sonrisa salió de casa poniéndose las gafas de sol. No había nada que pudiese mejorar aquel día.

Biiip biiip biip...

¿Diga?
...
¡Anda qué sorpresa!
...

¿He dicho que no había nada que pudiese mejorarlo?... me equivocaba...

10 comentarios:

Klover dijo...

Mañanas asi son un gustazo!!! me ha gustado mucho tu relalo...me ha recordado a las mañanas soleadas de verano o incluso semana santa...en la que no tienes ninguna obligacion y te dedicas a disfrutar de pequeños detalles.
De la historia me quedo con lo de soñar con las aventuras del gato...

La primera vez que te leo...y muy bien!! me volvere a pasar por aqui. Besitos cuentista!!!

Jara dijo...

Solo faltaba la BSO detrás para creer que nos encontrabamos en un musical mñanero!! Todo tan perfecto y tan maravilloso y luego esa llamada que cada uno imaginamos...

¿podría ser así de perfecto un día? :)

besitos

Larisavel dijo...

¡Que bonita mañana! Me encanta el optimismo con que se levanta esta chica, jejeje, yo me levanto con los ojos pegados y cabreada! Jajajajaj. Que chulo eso de deslizarse con los calcetines por el pasillo, me gusta mucho!!!

Mil besiness

Miki dijo...

Uffff esa sensación mañanera, ese olor a café y tostadas, ese sentirse bien feliz al levantarse.... me gusssssssta!!! Y sí, cualquier día puede mejorar hasta hacernos agujetas en la cara de tanto sonreir!!

Me has dejado un gran sabor de boca!

Un abrazo!

мαяια dijo...

¿Si? ¿y quién se escondía detrás del "Biiip biiip biip..."? jejeje
Me ha gustado muchísimo, primero por la forma en que lo cuentas y por el fondo del relato: esas pequeñas cosas que nos arrancan sonrisas a diario, cosas de las que muchas veces ni siquiera nos percatamos... ;)
Mil besos y mil aplausos por tu relato!

ninive dijo...

Quiero mañanas como esta!! En su versión masculina claro :)
Felicidades por el nuevo blog, un color de esperanza como la que envuelve tu relato en un ambiente de alegría de la que salimos impregnados al leerlo!
Un abrazo!

Miss Sinner dijo...

Hey! Has recuperado el verde! ^^

¿Es cosa mía o este cuento ya lo he leído...?

Ya veremos cómo sigue...

Tamaruca dijo...

Qué relato tan positivo, qué bueno, me encanta :)

Te ha quedado preciosa la página del cuentacuentos, qué plantilla tan currada.

¡Un besico guepetona!

Carabiru dijo...

Jejeje
La plantilla es un regalito de un amigo!
¿A que es bonita?
Jajajaja

Me alegro de que os haya gustado el relato, se me ocurrió subiendo las escaleras de dos en dos silbando despues de un gran día.

JToledo dijo...

Subir escaleras de dos en dos + silbar + pensar un relato...

Si no lo hubiera hecho yo tantas veces, diría que eso confirma el mito de que las mujeres pueden hacer varias cosas a la vez :P